Las pequeñas y medianas empresas en Chile están en el epicentro de una revolución digital. Inicialmente motivada por la facturación electrónica, esta transformación abarca ahora una gama más amplia de tecnologías. Este artículo explora cómo las PYMEs chilenas están navegando y adoptando una digitalización más amplia y profunda, con apoyo en ejemplos y estadísticas actualizadas.

La encuesta de Movistar Empresas revela que el 70% de las PYMEs chilenas apuntan a una mayor digitalización este año. Además, un 85% está incrementando su presupuesto en digitalización, aunque un 30% percibe el alto costo como un obstáculo.

Según Microsoft, el 92% de estas empresas ve la tecnología como clave para incrementar ventas. Sorprendentemente, el 54% indica que la transformación digital ha sido rápida, y el 76% siente que todavía están en proceso de digitalización. Estos cambios están dirigidos a mejorar las ventas,
adquisición de clientes y eficiencia operativa, con un impresionante 92% de las PYMEs considerando que la digitalización impacta positivamente en sus negocios.

La digitalización en las PYMEs chilenas ha trascendido la facturación electrónica, incluyendo la adopción de sistemas CRM, plataformas de comercio electrónico y herramientas de análisis de datos. Por ejemplo, una PYME en retail podría integrar su sistema de facturación con un CRM para mejorar el conocimiento del cliente, mientras que una empresa de servicios podría emplear análisis de datos para optimizar operaciones y estrategias de marketing.

La transformación digital en las PYMEs chilenas se ha convertido en una necesidad imperativa. A través de la adopción de tecnologías avanzadas y una mentalidad innovadora, estas empresas están sentando las bases para un futuro más eficiente y competitivo. La digitalización no solo mejora la eficiencia operativa y la toma de decisiones, sino que también abre nuevas vías de crecimiento y desarrollo en un mercado cada vez más digital.